top of page

Desmitifica y vencerás. 10 mitos de las Altas Capacidades.

Actualizado: 8 ago 2023

Se estima que alrededor del 10% de la población mundial posee altas capacidades intelectuales. El desconocimiento generalizado ha provocado que a lo largo de los años se haya creado una imagen bastante uniforme de aquellos que comparten esta característica, ya sea por tener un coeficiente intelectual superior a la mayoría o por poseer una capacidad de aprendizaje significativamente mayor que el resto.

Niño levantando la mano en clase
Desmitificando las altas capacidades

El estereotipo más común es el del niño solitario, aburrido en clase y con dificultades en los deportes. ¿Pero esta percepción social tiene algún fundamento? Los expertos aseguran que no, aunque existen factores que pueden contribuir a la difusión de estos mitos.

La atención a la diversidad en las aulas debería estar presente en cualquier sistema educativo. De hecho, durante los últimos años venimos escuchando las promesas de la escuela de alcanzar la personalización de la enseñanza, los diseños de aprendizaje individuales, etc.


Sin embargo, poco se ha hecho por atender las demandas educativas de los alumnos con altas capacidades y, precisamente, esto sucede porque muchos educadores piensan que esta condición permite a los niños alcanzar su desarrollo personal por sí mismos.

La realidad es que los mitos sobre las altas capacidades frenan en gran medida el desarrollo de un alumnado que tiene reconocidas por ley unas necesidades educativas específicas, y que normalmente no se cumplen, bien por no estar identificados, bien por, aun identificados no saber, no poder o (en algunos casos desafortunados) no querer hacerlo.

Hay mitos instaurados en las mentes de la comunidad educativa, a pesar de que las investigaciones más recientes vienen demostrando por activa y por pasiva que son falsos y que son producto de prejuicios sin fundamento.


Es imprescindible la formación del profesorado y el asesoramiento a las familias para que la atención personalizada y necesaria para cada alumno tenga resultados. Y para que el profesorado pueda formarse, debe despojarse primero de estos prejuicios que llevan a establecer mitos impidiendo la detección, evaluación y posterior atención de la gran mayoría del alumnado con altas capacidades en España.


¿Y qué queremos decir cuando hablamos de mitos?

Javier Tourón lo explica muy bien en su articulo “Mitos y Realidades en torno a la superdotación”, cuando dice que “los mitos y los estereotipos suelen ser una mezcla de las creencias populares y de lo que se dice ser vivido en la realidad, por lo que a menudo son difíciles de modificar una vez que han sido asumidos. Los mitos son prejuicios que impiden un adecuado análisis de la realidad […] por lo que nos impiden juzgar con rectitud y actuar con prudencia”.


Vamos con algunos de los mitos establecidos:


1: "Los niños superdotados son genios en todo".

La realidad es que el término "superdotado" se refiere a habilidades y aptitudes destacadas en áreas específicas, no a una genialidad universal. Estos niños pueden sobresalir en campos como las matemáticas, la música, la ciencia o la literatura, pero eso no significa que sean expertos en todos los ámbitos, ni que hayan nacido con todo el conocimiento "pre-instalado" de serie. Como cualquier persona, tienen fortalezas y debilidades en diferentes áreas y necesitan desarrollar sus capacidades.


2: Todos los niños con altas capacidades, tienen excelencia académica.

Una de las suposiciones más comunes es que los niños superdotados siempre se destacan académicamente. Sin embargo, esto no siempre es cierto. Los niños con altas capacidades pueden mostrar una amplia gama de habilidades, talentos y, por supuesto, intereses. Además, algunos pueden tener dificultades para concentrarse, mantener la motivación o enfrentar desafíos socioemocionales que afecten considerablemente al rendimiento académico. Por lo tanto, es crucial que los profesores no se basen únicamente en los resultados académicos para identificar y atender estos alumnos.


3: Los niños superdotados son fáciles de identificar.

Identificar las altas capacidades no siempre es un proceso sencillo. A menudo, pueden pasar desapercibidos debido a su capacidad para adaptarse al entorno escolar y ocultar su intelecto. Además, algunos niños superdotados pueden tener dificultades de aprendizaje o necesidades adicionales por doble excepcionalidad, lo que complica aún más la identificación precisa y en ocasiones decanta la evaluación hacia otra necesidad, obviando la alta capacidad. La diversidad de perfiles de alta capacidad lleva, lamentablemente, en muchas ocasiones, al "yo no lo veo" cuando un alumno no cumple los requisitos "preestablecidos" en la mente mitificada del profesorado.


4: Los niños con altas capacidades “van solos” y no necesitan ayuda.

A pesar de que aprendan rápido y con facilidad, necesita que se le oriente, se le apoye y se le estimule para poder desarrollar sus capacidades. Además, si no se atiende adecuadamente sus necesidades, es probable que surjan reacciones y comportamientos disruptivos e inadecuados que puedan incluso desembocar en el fracaso escolar.

El profesorado debería estar preparados para brindar un entorno de aprendizaje enriquecedor y de apoyo para que estos niños puedan florecer.


5: Los niños con altas capacidades tienen problemas para socializar

Al igual que el resto de sus compañeros, algunos pueden tener mayor necesidad de trabajar sus habilidades sociales, pero no se debe generalizar ya que hay tantos perfiles de alta capacidad como personas en el mundo. Si bien es cierto que suelen buscar personas con las que puedan interactuar, compartir temas de interés y, en ocasiones, las encuentran en personas mayores, muchos niños con altas capacidades tienen la habilidad de adaptarse al entorno y a los intereses de los demás para relacionarse con el resto y otros pueden ser unos líderes natos.


6: A los niños con altas capacidades se les da mal el deporte y son muy torpes.

Al contrario, se puede tener un talento especial precisamente en el área del deporte. Estos son niños con un buen sentido del equilibrio, buena habilidad manual y gran energía física desde muy pequeños, pero una vez más, el mito de niño superdotado, con gafas estudiante de física cuántica, impide ver los diversos talentos que puede englobar una alta capacidad.


7: Hay más niños que niñas con altas capacidades.

No es cierto ya que porcentualemente existen tantos niños como niñas con alta capacidad, pero la realidad es que no se identifica a las niñas en la misma medida. Además, conforme la edad avanza, el número de niñas detectadas tiende a disminuir y, a nivel mundial, de cada 10 niños identificados, aproximadamente 3 son niñas y 7 niños. Los expertos atribuyen esta diferencia a los patrones sociales y culturales. Las niñas prefieren ser aceptadas socialmente antes que destacar intelectualmente, lo que las hace camuflarse para pasar desapercibidas.


8: Son más maduros que el resto de los niños de su edad.

Lo cierto es que suelen observarse disincronías o desequilibrios entre su desarrollo cognitivo, su desarrollo emocional y su edad física real. Pero no sólo es una cuestión de madurez. A veces su cerebro va más rápido que sus emociones y podemos encontrarnos a un niño con una edad mental de 10 años, en un cuerpo de 7 con unas reacciones emocionales de un niño de 5.


Mito 9: Son niños sobreestimulados por sus padres y en algún momento “se igualarán al resto”

Que necesiten estimulación para desarrollar sus capacidades al máximo no significa que por ser estimulados ya tengan altas capacidades. Se necesita un componente genético y por mucha estimulación que tenga un niño, no va a desarrollar una alta capacidad únicamente por ello.

Sin embargo, que haya una buena estimulación es fundamental para el pleno desarrollo del niño.


Mito 10: Ofrecerles a estos niños una atención diversificada es aumentar la desigualdad y crear élites

Como mencionabamos al principio, las altas capacidades están contempladas como una necesidad específica dentro del mundo educativo. Tanta ayuda necesita el que destaca por debajo de la campana como el que lo hace por arriba. Un niño desajustado al ritmo de la clase es un problema para la clase entera, mientras que un niño motivado con actividades, grupos o programas específicos es una ganancia para todo el grupo. Es un derecho del alumno y el centro educativo tiene la responsabilidad de favorecer el desarrollo del talento de cada uno de sus alumnos.


En definitiva, hay muchos mitos establecidos que hacen un flaco favor al desarrollo personal y cognitivo del alumnado con altas capacidades, cuéntanos los mitos que has escuchado y conoces en los comentarios o en nuestras redes sociales para seguir hablando de este tema y continuar desmitificando.


Si quieres recibir formación profesional al respeto, puedes acudir a la Universidad UNIR, que tienen un Master de Formación Permanente en AACC y Desarrollo del Talento y un Curso Universitario en AACC y Desarrollo del Talento. Además, La Asociación EDUCADE en colaboración con la Fundación AVANZA tienen una Formación en Altas Capacidades, conocimiento y desarrollo óptimo en formato Online y tutorizado de 3 meses realmente ajustado a las necesidades del profesorado.


Además, si estás interesado en que organicemos un taller o charla en tu centro escolar, bien para familias, bien para profesores, ponte en contacto con nosotros vía email y estaremos encantados de organizarlo.

406 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários

Avaliado com 0 de 5 estrelas.
Ainda sem avaliações

Adicione uma avaliação
bottom of page